sábado, 25 de julio de 2009

AUTOLESIÓN


La llama que hasta ahora había mantenido su vitalidad y su fuerza para luchar en esta vida parecía apagarse mientras que, a su vez, crecía en su interior otra nueva fuerza denominada ira.
La locura, la rabia, la impotencia crecían con tal fuerza en su interior que no podía controlar sus impulsos. Empezaba a perderse hacia un encierre oscuro y maligno de autodestrucción.

Su vulnerable alma se tornaba cada vez más maliciosa, todos sus actos tenían una meta a doble juego, se sentía dominada por algún demonio que se apoderaba de ella.
Su mirada fija, clara y transparente se volvía cada vez más oscura y nublada. Sus finas manos que inspiraban calma y suavidad se transformaban en desgastadas, tensas y rasgadas. Su voz parecía haber olvidado la armoniosa melodía de un hablar silencioso para perderse en la locura del grito y el sinsentido.
El ángel convertido en demonio y el paraíso en el infierno. Nada era igual, los actos hablaban por si solos sin decir nada coherente.
No podía controlarse, no podía hacer nada más que no fuera sentir dolor.
El huracán que por momentos parecía retener merecía explotar, salir al exterior de algún modo… necesitaba sentir una “liberación” que le ayudara a simbolizar todo aquello que en su mente aparecía como abstracción. El dolor interno debía manifestarse al exterior y optó por la opción más sencilla, pero quién iba a decirle en aquel entonces que la opción más fácil se convertiría en la más complicada y que estaba tomando tan solo un billete, el de ida, hacia la perdición. A partir de ahora ya no sería la inofensiva, la lista, la coherente, la madura... sino que condenaría sus acciones al eterno etiquetaje de “conducta autolesiva”, bajo una personalidad “obsesiva compulsiva”.


He querido poner este texto que escribí hace ya un tiempo porqué me parece un tema interesante para tratar y sacar a la luz, que sea reconocido como algo que ocurre. Por eso aprovecho que es algo que me ha tocado bastante de cerca para reflejar una mínima parte de lo que se puede pensar, lo que se puede sentir, de lo que puede condicionar..

Es muy difícil tener una mente poderosa y perversa, una familia desfavorecida, un cuerpo no aceptado, una identidad “ambigua”, una tendencia sexual “desviada” de la “noramalidad” u otras cosas que hacen perderse en unx mismx cuando se es adolescente.
Aquí dejo una página que cuenta más o menos, repito: más o menos, qué es la autolesión.

5 comentarios:

ITU dijo...

el texto está genial, es muy interesante y, sobre todo gracias por compartirlo.

Poco a poco nuestras narraciones van configurando nuestra historia y vamos entendiendo lo que significó tanto dolor, aunque lo mejor de todo es la fuerza que hemos obtenido al sobrevivir...

un beso guapa....

Kattalintxo dijo...

buf, el tema de la autolesion es muy compleja.
Aparte de la lesión física hay muchas maneras de herirnos, de hacernos daño. algunas pueden ser muchas peores.
Creo que aprender a cuidarnos y a querernos es un proceso muy largo pero muy satisfactorio...
Muxiko guapa!!

la sombra del aire dijo...

Hola, yo comence con AL hace como dos años, aunqe entonces no me di cuenta porqe era muy poco y cada mucho tiempo, pero tras un cancer cercano, la muerte de un familiar y la muerte de una madre muy cercana a mi comence mucho mas brutalmente. Llegue a qemarme frotandome con unapiedra pomez, tuve cicatrices y heridas durante meses. El apojeo duro 5 meses, pero fue mas qe suficiente para qe perdiera muchisima sangre y mi interior quedara marcado para siempre. Cuando todo paso lo deje, hace como 5 meses o asi, pero hace 7 dias me dijeron qe mi papa tiene 2 canceres, otra vez, tengo muchisimo miedo de caer otra vez, ya me corte en los dedos...muy buen texto, enserio

Transfusión dijo...

Sombra del aire, todo puede superarse y hay otras formas más saludables de pasar los malos momentos que no sean los cortes o las quemaduras. Es difícil vivir así, yo he pasado muchos momentos que desearía hacerme daño porqué no puedo con la situación, no puedo con la gente, conmigo misma, con todo lo que me rodea, a veces siento rabia o siento que mi cabeza ha enloquecido tanto que necesita sentir alguna cosa que ate la mente con la realidad, algo que me haga sentir viva, sentir dolor y relajarme. A veces en situaciones muy extremas lo primero que se me pasa por la cabeza es recurrir a la autolesión pero entonces pienso que vale la pena superar ese momento de otras formas: escribir, bañarse con agua fría, hablar con alguien, gritar… son métodos bastante eficaces de alivio mental y emocional. Aunque es difícil superar el momento, mucho mas difícil es salir de ese pozo oscuro, de ese circulo vicioso tan destructivo, es realmente un horror!
Se tiene que ser fuerte.

Anónimo dijo...

Tremendo el texto... me he sentido tan identificada con cada letra... yo tb lo hice, y conseguí salir. Espero no volver a caer porque es tan dificil salir.... pero bueno, no pensemos en eso. Hay que vivir la vida, intentar llevar mejor el dolor, y sobretodo dejar el miedo atras. El pasado pasado esta. Animo a todos!!