lunes, 1 de agosto de 2011

CIBERSEXO PREADOLESCENTE

Hace algún tiempo leí el post “Mi vida y Chat roulette” en la web de Maria Llopis y éste mes, en la muestra marrana, pude ver su corto “Chatroulette”. A raíz de esto llevo un par de días indagando en el tema y leyéndome los demás textos que tiene colgados en su blog. Hoy, leyendo una de sus reflexiones sobre el sexo virtual y el texto “El salvador de los niños”, he reflexionado sobre mis experiencias con el sexo virtual y sobre mis relaciones sexuales en la preadolescencia.

Resulta que solamente he disfrutado del cibersexo siendo menor de edad y además mis primeras relaciones sexuales han sido cibernéticas. Cuando tenía entre 11 y 12 años solía pasarme horas enfrente del ordenador chateando con mis “novios” virtuales con los que inventábamos historias sexuales que nos ponían muchísimo.

En más de una ocasión llegué a enchufar la web cam con algún desconocido, me acuerdo que siempre pedía que empezaran ellos a hacerse una paja, luego les colgaba y me iba del servidor! (claro… me daba vergüenza y miedo que me vieran a mí!).

La primera vez que intenté masturbarme (digo intenté porque fue un fracaso) fue a los 11 años, mientras nos poníamos calientes con un chico con el que solía hacer sexo virtual (sin cámaras, solo escrito). Yo le dije que estaba muy cachonda, pero que no sabía qué es lo que tenía que hacer, él me dijo: pues metete algo por el coño. Cogí un bolígrafo Bic y me lo metí, pero claro… ¡no sentí nada! Otras veces probé con un fosforescente y con el mango del cepillo del pelo (era de madera, redondo y más gordo) pero tampoco sentía nada.

Dejé el cibersexo cuando mi madre me pillo la carpeta que tenía en el ordenador llena de videos porno que me pasaba este noviete virtual. Intenté pasarle el marrón a mi hermano pero no coló. Me morí de vergüenza y con ella finalizó mi experiencia con el sexo virtual.

3 comentarios:

Blai Bloem dijo...

me he identificado totalmente con tu post! yo también tuve cibersexo alrededor de los 11 años, sin cámara, sin saber muy bien qué hacer pero me ponía cachonda.
Luego lo dejé, por eso que empiezas a escuchar que no está bien, que no se debe hacer, etc, etc.
Eso si, le debo al cibersexo el conocer a mi propio coño, al final las tías tenemos que descubrir nosotras mismas cómo masturbarnos, sigue siendo un gran tabú.

pd: me paso por tu blog a menudo, aunque hasta ahora no haya comentado nunca.

TransFusión dijo...

sí, sigue siendo un gran tabú y dejamos de disfrutar del sexo y la experimetación porqué intetriorzamos que no está bien, que horror!

así que pasas por mi blog a menudo! :D pues que bien que hayas comentado, gracias!!!

Eloise Belmont dijo...

No se sí sentirme aliviada o que pero al menos de que no he sido la única...yo tenía 9 años!